Recursos Para la Gripa

  • Prevent and recover from the Flu

Acerca de la Gripa

¿Qué es una pandemia? ¿Quiénes corren riesgo? ¿Qué ocurrirá? ¿Corren peligro mis hijos? A medida que surgen estas preguntas, posiblemente te resulte útil saber qué esperar, cómo prepararte y dónde encontrar información y apoyo. Esto podría aumentar tu capacidad de recuperación, disminuir el estrés y reducir al mínimo el efecto que estos momentos difíciles tienen en ti y tus seres queridos.

Lo que se puede prever

El brote de gripe porcina (gripe H1N1) ha cobrado mayor importancia desde que comenzó en abril de 2009. Una pandemia de gripe es un brote mundial de una enfermedad que ocurre con el surgimiento de un nuevo virus de la gripe contra el cual la población tiene poca o ninguna inmunidad. Afecta a personas de todas las edades y antecedentes, en cualquier lugar, y puede causar un gran número de enfermedades y muertes, además de desajustes sociales. Durante una pandemia de gripe:
  • Es probable que muchas personas se enfermen al mismo tiempo. La gravedad de la enfermedad y el número de muertes causadas por un virus pandémico varía mucho y puede cambiar con el tiempo.
  • Tal vez se aísle a las personas infectadas con el virus de la gripe porcina. Esto significa que serán separadas de la gente sana para reducir la posibilidad de transmitir la gripe.
  • Quizás pongan en cuarentena a las personas expuestas al virus de la gripe. Esto significa que quienes hayan estado expuestos al virus de la gripe serán separados físicamente de quienes no estuvieron expuestos.
  • Es posible que se imponga una práctica conocida como “distanciamiento social” para limitar la interacción directa a fin de evitar la exposición y transmisión del virus de la gripe. Es posible que se cancelen eventos y se suspendan servicios, como el transporte público; además, quizás se ordene cerrar los lugares donde se congrega el público, las escuelas y los negocios.
  • Podría haber interrupciones de los servicios comunitarios y los servicios públicos (agua, luz y gas).
  • Los servicios de atención de salud podrían verse sobrecargados.
Estas circunstancias podrían influir mucho en ti. Tal vez tengas que reorganizar tus actividades diarias para cuidar de un ser querido o para que alguien cuide de ti. Si cierran tu lugar de trabajo o te enfermas, podrías perder ingresos. Si cierran las escuelas o tus hijos se enferman y deben quedarse en casa, tal vez tengas que darles clases u organizar otras actividades adecuadas para ellos. Es posible que haya un acceso limitado a alimentos y otros artículos para la casa. Todos estos cambios en la rutina diaria tal vez causen ansiedad y estrés.

Aprende más acerca de la gripa.

Prepárate

Estar bien preparado puede influir mucho en la forma en que haces frente a la enfermedad, la tensión y la ansiedad durante una pandemia de gripe. Te ayudará a sentir que tienes mayor control de la situación y disminuirá tu estrés. Tus hijos también se sentirán más seguros y menos ansiosos. Piensa en adoptar las siguientes estrategias de preparación:
  • Reduce la probabilidad de contagio mediante prácticas de buena higiene y cuidado personal.
  • Lávate las manos con frecuencia con agua y jabón o con un antiséptico a base de alcohol.
  • Tose o estornuda en un pañuelo de papel y tira el pañuelo usado a la basura enseguida.
  • Si no tienes un pañuelo de papel, tose o estornuda cubriéndote la nariz y la boca con la parte superior del brazo o la manga.
  • Después de toser o estornudar, lávate las manos con agua y jabón o usa un antiséptico para las manos a base de alcohol.
  • Quédate en tu casa si estás enfermo.
  • Conversa con tus familiares y amigos para planificar formas de cuidarse el uno al otro en caso de que alguno se enferme.
  • Almacena alimentos no perecederos de fácil preparación, agua y otros productos esenciales para el hogar y la higiene personal para un mínimo de dos semanas.
  • Ten a mano suministros médicos y suficientes medicamentos con y sin receta.
  • Averigua la cobertura médica de tu seguro de salud para los gastos de tratamiento en caso de pandemia.
  • Verifica con tu empleador las normas relacionadas con situaciones de pandemia.
  • Pregunta en la escuela o guardería acerca de sus planes en caso de pandemia, y planifica ahora distintas formas de mantener ocupados a tus hijos si deben quedarse en casa.

Fortalecimiento de la resistencia psicológica

La resistencia psicológica es tu capacidad de recuperarte de situaciones difíciles. Algunas estrategias pueden aumentar tu resistencia y promover nuevas fortalezas emocionales. Los siguientes consejos podrían ayudarte a hacer frente a las dificultades de la vida, incluso a una pandemia.

Identifica la forma en que respondes ante una crisis

Identifica tus aptitudes para afrontar problemas. ¿Qué otras crisis han ocurrido en tu vida? ¿Cómo te afectaron? ¿Cómo las encaraste? ¿Funcionó la forma en que lo hiciste? ¿De qué otras formas podrías superarlas?

Promueve actitudes y creencias saludables

Las crisis y las circunstancias difíciles producen estrés pero son superables. Concéntrate en buscar soluciones y formas de mejorar tu situación.

Opta por comportamientos protectores y saludables

Identifica tus metas y encamínate hacia ellas, aunque en algunos momentos sientas que avanzas lentamente. Actúa con decisión para proteger y preparar a tus seres queridos y a ti mismo, en lugar de permitir que la situación pandémica decida por ti.

Formas de mantenerte comunicado

Mantente en contacto con la gente por teléfono, correo electrónico y otros medios en caso de que no puedas circular libremente debido a medidas que limiten tu desplazamiento.

Tarjeta con números de emergencia

Nombre:

Dirección de la casa:

Protección contra la gripe

Números de teléfono importantes

Departamento de salud local:

Cruz Roja local:

Médico familiar:

Profesional de salud mental:

Durante una pandemia o cualquier otra catástrofe, anótate en el sitio “Sano y salvo” de la Cruz Roja Americana en cruzrojaamericana.org para avisar a tus familiares y amigos sobre tu situación.


Durante

Formas de mantenerte informado

  • La situación relacionada con la gripe porcina puede cambiar a diario. Infórmate con regularidad a través de fuentes fidedignas como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y el departamento de salud local o estatal. Visita www.cdc.gov/h1n1flu/espanol para obtener más información.
  • Mantente informado, pero no mires las noticias en televisión o en Internet constantemente. La atención excesiva a la cobertura de los medios podría causar estrés innecesariamente, en especial en los niños.
  • Infórmate sobre cancelaciones de servicios públicos y planifica lo que harás con anticipación.
Para consultar más información sobre la planificación y preparación para una pandemia de gripe, visita espanol.pandemicflu.gov.

Algunas formas de afrontar el estrés y la ansiedad son:

  • Consigue información precisa de fuentes confiables.
  • Edúcate sobre la pandemia de gripe.
  • En lo posible, mantén tu rutina normal.
  • Haz ejercicio, aliméntate bien y descansa.
  • Mantente activo física y mentalmente.
  • Permanece en contacto con tus familiares y amigos.
  • Dedica más tiempo a los niños. Habla con los niños (de un modo apropiado a la edad) sobre la gripe porcina.
  • Mantén una perspectiva positiva: prepárate en caso de que las cosas empeoren, pero recuerda que los gobiernos y los expertos de todo el mundo están trabajando arduamente para mejorar la situación.
  • Busca consuelo en tus creencias espirituales y personales.
  • No pierdas el sentido del humor.

Ayuda profesional

Busca atención profesional de salud mental para ti o tus seres queridos en caso de:
  • pérdida de sueño, pesadillas frecuentes o pensamientos problemáticos o molestos;
  • sentimientos depresivos o sentimientos que conducen a la incapacidad de participar en actividades normales;
  • desorientación, problemas graves de la memoria o pérdida de la noción del tiempo, la fecha y el lugar;
  • alucinaciones o delirios (como escuchar o ver cosas que no existen), pensamientos nada realistas o preocupación excesiva con una idea;
  • reaparición o empeoramiento de un trastorno de salud mental identificado con anterioridad.
Si ocurren estas circunstancias, comunícate con tu médico personal o profesional de salud mental. Si en estos momentos estás consultando a un profesional de salud mental, pregúntale cómo te atendería durante una pandemia y conversa o piensa en el modo en que podrías obtener ayuda o apoyo de familiares y amigos. También podrás localizar recursos de salud mental en tu zona a través del Centro Nacional de Información sobre Salud Mental de los Estados Unidos en http://www.samhsa.gov/espanol/ o por teléfono al 1-800-789-2647.