Recursos Para Incendios Forestales

Acerca de Incendios Forestales

Red Cross disaster responder at wildfire response

Acerca de

Incendios Forestales

¿Estás preparado para los incendios forestales?

Cada vez hay más hogares ubicados en zonas de bosques, áreas forestales, zonas rurales o en lugares de montaña remotos. Quienes viven en estos sitios pueden disfrutan de la belleza natural, sin embargo, corren peligro de enfrentarse a los incendios forestales.

Por lo general, los incendios forestales se inician sin que nadie los note. Se propagan a gran velocidad, haciendo arder la maleza, los árboles y las viviendas. Puedes reducir tu riesgo preparándote ahora mismo, antes de que ocurra un incendio de este tipo. Reúne a los miembros de la familia para decidir qué harán y adónde irán si los incendios forestales amenazan la zona. Haz lo que se describe a continuación para proteger a tu familia, tu vivienda y tus bienes.

Toma medidas de seguridad contra los incendios forestales Los seres humanos son quienes provocan la mayoría de los incendios forestales. Es importante aprender a promover y poner en práctica medidas de protección contra estos incendios.


Prepárate

Prepárate, tu hogar, tu familia.

  • Comunícate con el departamento de bomberos, departamento de salud u oficina de asuntos forestales de tu localidad para informarte sobre las leyes relacionadas con los incendios. Asegúrate de que los vehículos de rescate puedan llegar a tu casa. Fíjate que los caminos de entrada a la vivienda estén bien marcados y que el nombre y el número de la calle se puedan ver claramente.
  • Notifica de inmediato sobre condiciones de peligro que podrían causar un incendio forestal.
  • Educa a tus hijos sobre los incendios forestales. Nunca dejes fósforos al alcance de los niños.
  • Coloca en un lugar de fácil acceso los números telefónicos para llamar en caso de incendio.
  • Establece varias rutas de escape para tu hogar, para salir de la zona en automóvil y a pie.
  • Conversa con tus vecinos sobre la seguridad contra los incendios forestales. Planifica con el vecindario para ayudarse mutuamente después de un incendio. Haz una lista de las habilidades o destrezas que tiene la gente del vecindario, como por ejemplo, experiencia médica o técnica. Contempla formas en que podrías ayudar a los vecinos que tienen necesidades especiales, como por ejemplo, las personas de edad avanzada o con discapacidad. No te olvides de los niños que podrían quedarse solos en la casa si los padres no pudiesen regresar.

Antes de que amenacen los incendios forestales

Ten en cuenta el peligro de incendios forestales cuando diseñes tu casa y tu jardín. Selecciona materiales y plantas que ayuden a contener un incendio, en vez de avivarlo. Emplea materiales resistentes al fuego o no combustibles en el techo y la estructura exterior de la vivienda. También puedes utilizar un retardador de llamas, un producto químico que debe contar con la certificación de Underwriters Laboratories, Inc. (“UL-listed”) para tratar la madera o productos combustibles que se encuentran en los techos, metal de revestimiento exterior de la vivienda, balcones o terrazas de madera o bordes decorativos exteriores. Planta arbustos y árboles que sean resistentes al fuego. Por ejemplo, los árboles de madera dura (de frondosas) son menos inflamables que la madera del pino, especies perennes, eucalipto o abeto.

Establece una zona de 30 a 50 pies alrededor de tu casa que esté libre de peligros

Dentro de esta zona, puedes tomar medidas para limitar la posible exposición a las llamas y al calor radiante. Las viviendas que se construyen en bosques de pino deben tener una zona de seguridad mínima de 100 pies a su alrededor. Si tu casa se encuentra en un terreno empinado, las medidas de protección regulares tal vez no sean suficientes. Comunícate con el departamento de bomberos o la oficina forestal de su localidad para informarte mejor.
  • Rastrilla las hojas, ramas y palitos secos. Quita toda la vegetación que pueda arder.
  • Saca las hojas y la basura que esté debajo de las estructuras.
  • Deja 15 pies entre las copas de los árboles y elimina las ramas que estén a menos de 15 pies del suelo.
  • Quita las ramas muertas que estén por encima del techo.
  • Poda las ramas de los árboles y arbustos que se encuentren a menos de 15 pies de la chimenea de un hogar o cocina.
  • Pide a la compañía de electricidad que despeje las ramas de los cables eléctricos.
  • Elimina parras u otras plantas que trepen por la pared de tu vivienda.
  • Corta el césped con regularidad.
  • Deja una zona libre de 10 pies alrededor de los tanques de gas propano y de la parrilla. Coloca un protector de material no inflamable sobre la parrilla, con una malla de grosor máximo de ¼ de pulgada.
  • Desecha la basura y los periódicos a menudo y en lugares aprobados para tal fin. Respeta las reglamentaciones locales sobre incineración.
  • Echa las cenizas de la caldera, chimenea o parrilla en un balde de metal. Déjalas en remojo por dos días y luego entierra las cenizas frías en suelo mineral.
  • Almacena la gasolina, los trapos con aceite y otros materiales inflamables en latas de seguridad aprobadas. Coloca las latas en un lugar seguro lejos de la base de la construcción o vivienda.
  • Guarda la leña a una distancia mínima de 100 pies de la casa y cuesta arriba. No guardes combustible a menos de 20 pies. Quema leña únicamente en aparatos aprobados por UL.

Protege tu hogar

  • Limpia el techo y las canaletas de desagüe con frecuencia.
  • Inspecciona las chimeneas por lo menos dos veces al año. Límpialas una vez al año como mínimo. Mantén la compuerta de la chimenea en buen funcionamiento. Coloca protectores contra chispas que cumplan con los requisitos establecidos por el Código 211 de la Asociación Nacional de Protección contra Incendios (NFPA). (Llama al departamento de bomberos de tu zona para pedir las especificaciones exactas.)
  • Coloca una malla de ½ pulgada debajo de los porches o terrazas, balcones, pisos y la casa misma. Instala también mallas de metal en las aperturas que dan a los pisos, techos y el ático/desván.
  • Instala un detector de humo en cada piso de la casa, en especial cerca de los dormitorios. Verifica que funciona todos los meses y cambia las pilas dos veces al año.
  • Enseña a cada persona de la familia cómo se usa el extintor de incendios (tipo ABC) y muéstrale dónde se guarda.
  • Usa una heladera que no tenga espacio libre por encima (que llegue al techo).
  • Considera instalar contraventanas protectoras o cortinas pesadas resistentes al fuego.
  • Ten a mano herramientas del hogar que podrían ser útiles para combatir el fuego: rastrillo, hacha, serrucho de mano o sierra eléctrica, balde y pala.

Piensa en el suministro de agua que necesitarás

  • Identifica y mantén una fuente exterior de agua suficiente, como por ejemplo, un pequeño estanque, cisterna, piscina o boca de incendio.
  • Asegúrate de tener una manguera lo suficientemente larga para llegar a cualquier parte de la casa y estructuras que estén cerca de la casa dentro de tu terreno.
  • Instala válvulas de agua anticongelantes por lo menos en dos lados de la casa y cerca de otras estructuras que estén en tu propiedad. Instala más válvulas a un mínimo de 50 pies de la vivienda.
  • Considera conseguir una bomba eléctrica portátil de combustible para utilizar en caso de cortes de electricidad.