You are using an outdated browser. Please upgrade your browser to improve your experience.

Celebremos el Servicio Voluntario, celebremos en grande la Voluntad

Lee Vanessa Feliciano

Editorial de opinión: Lee Vanessa Feliciano, Ejecutiva Regional de Puerto Rico e Islas Vírgenes Estadounidense

Es de ese talante y calidad el voluntariado en nuestra Isla.

Siento que soy afortunada, todos los días tengo la oportunidad de ver, sentir y ser parte de historias inspiradoras que demuestran el poder de la labor voluntaria que día a día hace la diferencia en este País.

Es ese poder el que permite que la misión de nuestra organización y de otras tantas en Puerto Rico puedan alcanzar las poblaciones con grandes necesidades y que no son servidas por nadie más. Es la pasión, el compromiso y la voluntad, la que hacen posible que cuando un 25 de diciembre una casa se quema y una familia lo pierde todo, haya gente maravillosa dispuesta a dejar sus familias para ir atender a otra de forma voluntaria. O como cuando hay un desastre en los Estados Unidos y se requiere la presencia de voluntarios y voluntarias, estén dispuestos y dispuestas a dejarlo todo para ir a servir por dos o hasta tres semanas en condiciones sumamente difíciles.

Es de ese talante y calidad el voluntariado en nuestra Isla. Por eso, creo firmemente que cuando las personas deciden ser parte de la solución y lo hacen con compromiso, las cosas pueden cambiar para bien, no solo para las comunidades en las que sirven, sino que para ellos y ellas también.

En Puerto Rico cada día escuchamos historias y noticias que nos apenan grandemente y que nos hacen cuestionar el país en el que vivimos y nuestra capacidad como Pueblo. Sin embargo, hay historias inspiradoras de jóvenes, hombres y mujeres que todos los días hacen la diferencia en Puerto Rico desde su labor voluntaria. Exhorto a que las reconozcamos, las hagamos nuestras y las compartamos, solo así entenderemos nuestra gran capacidad y el gran Pueblo que somos.

El pasado año, los voluntarios y voluntarias de nuestra organización nos donaron más de 50 mil horas de servicio, nos sentimos honrados y afortunados de poder contar con más de 1,200 voluntarios en nuestra organización. Hoy, celebro y me siento afortunada de que aún es posible encontrar gente maravillosa, desprendida y sobre todo comprometida con un mejor Puerto Rico. Es a través de ese crisol y estandarte que debemos todos y todas medirnos, estoy segura que cuando lo alcancemos habremos transformado nuestro querido Puerto Rico.

Related