You are using an outdated browser. Please upgrade your browser to improve your experience.

En Haití, un nuevo hogar trae de nuevo la esperanza

New home
Comparado con la manera en la que solíamos vivir, la vida es mejor ahora.

Es temprano y el sol del Caribe todavía no se ha asomado, pero Junior Ducasse ya está preparándose para ir a trabajar. Está bien vestido; lleva zapatos negros, pantalones vaqueros, y una tarjeta de identificación en la solapa de su camisa blanca. Al salir de casa, cierra la puerta con llave. Un gesto tan simple como este habría sido inimaginable unas semanas antes. Junior vivía en uno de los muchos campos de desplazados que cubrieron Puerto Príncipe tras el terremoto de 2010.

Junior pudo mudarse de una tienda de campaña a una casa segura y resistente a terremotos en el área de Carrefour, en Puerto Príncipe.

La Cruz Roja Americana, en colaboración con CARE, está ayudando a los propietarios a reparar y expandir sus casas para hacerlas habitables y más resistentes a catástrofes naturales. Los propietarios que se benefician de este proyecto se comprometen a ofrecer una habitación o una parte de su casa a gente procedente de los campos de desplazados. Durante 18 a 24 meses, estos tienen un lugar seguro donde vivir mientras rehacen su vida.

“Cuando vivía en el campamento, estaba realmente cansado de todo. Pensaba que estaba cansado de vivir”, recuerda Junior. “En el campamento, estaba intranquilo. A veces me robaban mis cosas. Trabajaba. Tenía un montón de problemas, pero desde que vine aquí me siento muy relajado”.

Junior trabaja como supervisor en una fábrica. Cuando vivía en el campo de desplazados, le era difícil mantener su trabajo. Ahora, explica, puede centrarse en su trabajo y en su futuro. “Aquí, la vida es estable. Solíamos vivir con estrés, pero por ahora estoy cómodo. Tengo muchos proyectos en mente”.

“Ayer llovió. Fue un placer para mí estar sentado en mi hogar; sonreí de alegría, porque no me estaba mojando. Estaba lloviendo pero no estaba preocupado, porque en el suelo no había agua y aquí no tenía que ponerme de pie para evitarla. Por eso sentí pura felicidad”.

Junior comparte casa con la propietaria, Nicolas-Marie Amédée, y su familia. Con este proyecto, la Cruz Roja le ayudó a construir una nueva letrina, reforzar las paredes, construir un muro divisorio y renovar por completo el tejado y las vigas.

Nicolas-Marie y su familia también se vieron desplazados por el terremoto de 2010, y al principio tuvieron que dormir en la calle antes de mudarse a una tienda en un campamento cerca de su hogar actual. “Vivo mejor ahora”, explica. “Cuando estaba en la tienda de campaña, no estaba a gusto. No podíamos salir libremente; creíamos que alguien podía venir y derribarla”.

Para ella, volver a la normalidad significa ser capaz de hacer cosas simples. Por la mañana dedica su tiempo a las labores del hogar como hacer la cama, barrer y cocinar. “Comparado con la manera en la que solíamos vivir, la vida es mejor ahora”.

Nuestra Identidad:

La Cruz Roja Americana provee refugio y apoyo emocional a los sobrevivientes de un desastre; Recolecta, procesa y distribuye más del 40% del suministro de sangre a más de 3.000 hospitales y centros de transfusión a nivel nacional; Ofrece capacitación y confianza que permiten salvar vidas al actuar ante casos de emergencia; Ofrece socorro y comunicación en casos de emergencia a las víctimas de desastres y/o conflictos internacionales; Asiste y ayuda a nuestros soldados y sus familias en caso de emergencia. La Cruz Roja es una entidad sin fines de lucro que depende de sus voluntarios y la generosidad del pueblo americano para cumplir con su misión. Para información adicional, por favor visite redcross.org o únase a nosotros en Twitter @RedCross.

Tags: Haiti, CRA.

Related