You are using an outdated browser. Please upgrade your browser to improve your experience.

Esperanza para la Paz: Las personas desaparecidas en Colombia

Raich

Jordi Raich, CICR en Colombia

Colombia atraviesa una situación de conflicto armado, el cual ha ocasionado el desplazamiento de más de cuatro millones de personas.

Como hija de colombianos inmigrantes, estaba emocionada al tener la oportunidad de asistir a una entrevista con Jordi Raich, Jefe del Comité Internacional para la Cruz Roja (CICR) en Bogotá, Colombia.

Durante las últimas tres generaciones, Colombia atraviesa una situación de conflicto armado, el cual ha ocasionado el desplazamiento de más de cuatro millones de personas. Muchos colombianos han pedido asilo en el extranjero, sin embargo quienes se han quedado en el país por diferentes razones, pueden estar en riesgo de ser secuestrados, de ser reclutados por las fuerzas armadas o de ser desaparecidos forzosamente.

Raich habló en destalle acerca de los programas que CICR tiene en Bogotá, incluyendo su rol para garantizar el regreso seguro de los desaparecidos. Cuando alguien es secuestrado debido al conflicto armado que vive el país, el CICR ofrece una intermediación neutral. Se habla con las partes promoviendo el bienestar del secuestrado y, en lo posible, se busca facilitar la liberación y la reunificación de la familia.

Yo me conmoví mucho cuando Raich contó una anécdota cuando él estaba viajando en un helicóptero con un grupo de hombres que habían sido liberados del grupo armado, y quienes habían estado en cautiverio por cerca de 20 años. ¡Ellos no podían creer que habían sido liberados! Cuando estaban llegando al aeropuerto, los hombres empezaron a cantar una canción de salsa del Grupo Niche que se llama “hagamos lo que diga el corazón”, la cual se refiere a que la crisis terminó, lo malo quedó atrás, la herida tiene que sanar. Si se hace lo que diga el corazón, veremos cómo nos cambia la vida.

Por fortuna, el tema de los rehenes no es algo que se hace muy frecuente, ahora es más esporádico. Sin embargo, el CICR trabaja en la preparación para la reunificación de las familias, se les aconseja y se les guía. El rol del CICR no termina con ver la familia unida con su pariente liberado, continua con el seguimiento al proceso de adaptación y al final se evalúa si es necesaria la asistencia de la Cruz Roja o la familia ya está acondicionada para seguir su vida cotidiana.

A lo largo de la entrevista, Raich hizo énfasis en tres importantes aspectos. Primero: se refirió sobre el programa de restauración de lazos familiares, el cual se ha mejorado mediante el uso de la tecnología. Segundo: él personalmente piensa que las conversaciones entre el Gobierno y el grupo Revolucionario de las Fuerzas Armadas de Colombia, conocido como FARC, podrán darle fin al conflicto. Tercero: Raich señala que una vez el país entre en una situación de posconflicto, el programa RFL tendrá más relevancia, puesto que los combatientes de la guerrilla se desmovilizarán – muchos de ellos menores de edad- y tratarán de encontrarse y reunirse con sus familias.

Por muchos años yo he dudado del acuerdo de paz entre las partes en conflicto en Colombia, pero ahora y después de esta entrevista con Raich, he cambiado mi escepticismo sobre las negociaciones a una esperanza real. Le agradezco a Raich por esto y a CICR de Bogotá por todo lo que han hecho para ayudar a mis colegas colombianos.

Durante este día Internacional del Desparecido, es importante reconocer la función de CICR y el de otras organizaciones mundiales que ayudar a localizar a las personas desaparecidas y buscan aliviar a las familias. Para mayor información sobre los desparecidos y el trabajo realizado en este campo, por favor visite ICRC’s website on the missing.

Tags: CRA, Colombia.

Related