You are using an outdated browser. Please upgrade your browser to improve your experience.

Gravísimas inundaciones en el sudoeste de Haití tras lluvias torrenciales


Fuente: IFRC, 1º de marzo de 2010, Alex Wynter y Marco Jiménez, desde Puerto Príncipe

Viernes, Marzo 5, 2010

Han llegado un mes antes del comienzo oficial del período de lluvias. Las intensas precipitaciones del fin de semana en el extremo occidental de la península meridional de Haití han dejado partes de la ciudad de Les Cayes bajo un metro y medio de agua. Según se informa, han muerto ocho personas.

“Ayer llovió todo el día. Acaba de parar esta mañana temprano”, contaba Jean-Yves Placide, presidente regional de la Cruz Roja de Haití en la filial de Les Cayes, 160 kilómetros al oeste de la capital, Puerto Príncipe.

“Dado el mal estado del alcantarillado se han producido inundaciones en todos los barrios de la ciudad”, añadía en una entrevista telefónica.

“En algunos sitios el agua ha alcanzado el techo de las viviendas.”

Daños

El personal de la filial de la Cruz Roja de Haití está evaluando junto con las autoridades locales el alcance de los daños.

Según informes de los medios de comunicación locales, las personas han tenido que trepar a los tejados para escapar de las fuertes corrientes de agua en las calles de esta ciudad que cuenta con uno de los puertos más importantes del país para el comercio de café y azúcar. Parece que algunas viviendas se han derrumbado, y pacientes del hospital de Les Cayes han tenido que ser puestos a salvo en pisos más altos.

Placide comentó que la filial estaba intentando confirmar los informes que apuntan a la muerte de dos personas en Cavaillon, a 19 kilómetros de Les Cayes.

Cavaillon y Les Cayes también resultaron afectadas por el terremoto del 12 de enero, aunque en muy menor grado que Puerto Príncipe y otras poblaciones más al este.

Refugiados

Sin embargo, la llegada de refugiados procedentes de la región más afectada por el terremoto, que se alojan en las casas de amigos y familiares o acampan en jardines privados y espacios abiertos, ha dado lugar a un aumento del número de habitantes de Les Cayes –70.000 antes del terremoto–, igual que ha ocurrido en muchas otras poblaciones en todo Haití.

“Muchas personas que viven en las calles han pasado la noche en vela”, añadió Placide.

“La situación va a ser verdaderamente preocupante si continúa lloviendo. Ahora hace sol, pero siguen apareciendo nubes de tormenta.”

Las inundaciones en Les Cayes han conferido una urgencia renovada al esfuerzo encaminado a proteger a cientos de miles de personas extremadamente vulnerables en los más de 300 campamentos improvisados que surgieron después del terremoto.

Según datos recientes del grupo temático sobre refugio en Haití, formado por varios organismos y coordinado por la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (Federación Internacional), cerca del 40 por ciento del nuevo total estimado de 1,3 millones de personas que requieren con urgencia un refugio posee material de refugio de algún tipo (lonas impermeables, tiendas de campaña y conjuntos de herramientas para establecer los refugios).

Temporada de huracanes

Pero falta menos de un mes para el 1 de abril, fecha prevista para el comienzo del período de lluvias, y el suministro de refugio humanitario en Haití se ha convertido en una batalla contra el tiempo.

Ni las tiendas de campaña ni las lonas impermeables proporcionarán más que una mínima protección frente al período de lluvias, cuya fase más intensa se produce en mayo. En este mes, la precipitación media en Puerto Príncipe es de 230 mm, pudiendo llover 50 mm en dos horas.

“Además de avanzar en la respuesta al terremoto estamos adoptando medidas para intensificar los preparativos para la temporada de huracanes, que comienza alrededor de mediados de año”, comenta Iain Logan, jefe de operaciones de la Federación Internacional en Puerto Príncipe.

Preparación para desastres

“Estas inundaciones tempranas en Les Cayes constituyen un claro recordatorio de que debemos ampliar y adaptar el importantísimo esfuerzo de preparación para desastres que pusimos en marcha después de los huracanes de 2008.”

“Estamos afrontando un conjunto de circunstancias prácticamente único, generado por la rápida sucesión de un terremoto catastrófico, un período de lluvias y una temporada de huracanes.”

El domingo, Les Cayes permanecía inaccesible por carretera –por la persistencia de las malas condiciones meteorológicas– y por aire. Pero un equipo interinstitucional de evaluación de la situación humanitaria esperaba poder llegar el lunes a la ciudad por vía aérea.