You are using an outdated browser. Please upgrade your browser to improve your experience.

La capacidad médica de Haití sigue mejorando, 7 años después del terremoto

Haiti
Gracias al apoyo de la Cruz Roja Americana, podemos decir que el servicio ha mejorado mucho.

Cuando un terremoto de 7.0 golpeó a Haití en 2010, se destruyó gran parte de la capacidad e infraestructura de salud del país. Pero en el transcurso de los últimos siete años, Haití ha hecho un progreso significativo en la reconstrucción y expansión de su capacidad médica, en parte gracias a la financiación de la Cruz Roja Americana.

St. Elizabeth Health Center, ubicado en el sur de Puerto Príncipe, resistió al terremoto pero sufrió daños significativos. La condición del edificio y la falta de equipos médicos impactaron en la calidad de servicio en el centro médico y en la cantidad de personas que podía atender. Sin embargo, una contribución de $52,000 de la Cruz Roja Americana le dio nueva vida a este centro.

La contribución —que se realizó con fondos donados por el público estadounidense— le ha permitido al centro fortalecer y reparar el techo, instalar nuevos cielos rasos suspendidos, reconstruir el piso, instalar un nuevo sistema hidráulico, construir una habitación frigorífica para las vacunas que utiliza energía solar, agregar baños, construir un jardín y realizar mejoras adicionales.

"Antes de las intervenciones en el centro médico, recibimos entre nueve y quince pacientes por día, y ahora podemos atender hasta 40 consultas por día", expresó Eugenie Marcelin, enfermera y directora de St. Elizabeth Health Center. Está especialmente energizada porque las mejoras le permitirán brindar una mejor atención al sector demográfico objetivo: mujeres embarazadas, madres y recién nacidos.

"Gracias al apoyo de la Cruz Roja Americana, podemos decir que el servicio ha mejorado mucho. Los habitantes de las comunidades reciben un mejor servicio y muestran más interés en visitar el centro al ver una mejora en la calidad de la atención brindada a sus hijos", remarcó Eugenie.

Además del trabajo en la infraestructura del edificio, la Cruz Roja brindó equipos esenciales, que incluyeron un refrigerador solar para las vacunas, sillas y camillas de examen, un trípode para sueros, camas y otros materiales para que el centro pueda brindar un servicio de alta calidad a los pacientes. Y gracias a las renovaciones, se restablecerán algunas actividades sociales previamente suspendidas para los habitantes de Carrefour-Feuilles. "El club de madres retomará sus actividades y reviviremos el club de jóvenes", dice Eugenie.

St. Elizabeth Health Center es uno de los más de 50 establecimientos médicos que han recibido fondos de la Cruz Roja Americana desde que ocurrió el terremoto. La financiación para cada centro varía de unos miles de dólares para equipos médicos a $10 millones para trabajos de construcción de gran escala. Lea sobre nuestra contribución de $5.5. millones al innovador Hospital Universitario Mirebalais, administrado por Partners In Health.

Servicio de calidad en un mejor ambiente

Widline Guillaume, 22, es una estudiante local de enfermería que recientemente llevó a su sobrina de cinco años a St. Elizabeth con fiebre. "Considero que la apariencia física de un espacio sanitario le reafirma al paciente la calidad del servicio que se ofrece. Estar en un ambiente limpio reduce el riesgo de que nuestros hijos se expongan a gérmenes mientras están en el centro de salud", remarca.

A Saintil Islande, una de las madres que frecuenta St. Elizabeth Health Center, le agradó observar las mejoras al centro médico. "Veo que el centro médico está equipado con un nuevo refrigerador grande. Los funcionarios nos informaron que con este refrigerador se podrán almacenar y preservar más vacunas, lo que beneficiará a nuestros hijos", respondió Saintil, cuando se le preguntó sobre la mejora más importante que observó.

En St. Elizabeth, los pacientes tienen acceso a consultas generales y prenatales, vacunación de niños y otros servicios de planificación familiar con relación a la prevención de infecciones transmitidas sexualmente (en particular VIH y sífilis).

Las mejoras son parte de un proyecto amplio de recuperación de barrio, LAMIKA

La renovación de St. Elizabeth es parte de un programa mayor de la Cruz Roja Americana denominado LAMIKA—una iniciativa que ayuda a los residentes de ocho barrios en Carrefour-Feuilles para recuperarse del terremoto a fin de estar más seguros, sanos y resistentes para futuros desastres.

A través de LAMIKA, la Cruz Roja Americana y la Cruz Roja Haitiana han gestionado varios proyectos de mejoras de atención médica, que incluyeron la reconstrucción completa del Centro de Salud CEMEAH en el barrio Campeche, la donación de un refrigerador solar de gran capacidad a la Oficina Sanitaria Comunal de Puerto Príncipe para el almacenamiento y preservación de vacunas, y distribución de equipos de computadora para fortalecer la unidad de vigilancia epidemiológica basada en la comunidad en la oficina.

Asimismo, la Cruz Roja Americana ha liderado varias intervenciones de salud con el ministerio de salud del gobierno de Haití. Estos proyectos conllevan la reparación de centros de salud, construcción de hospitales, donación de materiales y equipos médicos, capacitación de más de 300 trabajadores de la salud, financiación de varias campañas nacionales de vacunación que han brindado más de 4 millones de vacunas, apoyo de los servicios de inmunización de rutina, lucha contra epidemias, promoción de buenas prácticas de higiene y prevención de vectores y enfermedades transmitidas por el agua como el Zika y el cólera.

Para más información sobre el trabajo de la Cruz Roja Americana en Haití, visite redcross.org/Haiti.

Related