Somos una familia de voluntarios

Perez Family
Ser voluntario y ayudar a otros soldados se ha convertido en una segunda naturaleza para mí. Las personas afectadas son muy agradecidas y las visitas alegran tanto sus días como los míos.

El Sargento Jerry Perez lo hizo todo. Como miembro del 192 Ordinance Battalion apostado en Fort Bragg, Carolina del Norte, el sargento Pérez sirve como químico especialista en el escuadrón de bombas y ha "saltado desde aviones alguna que otra vez". Pérez ha servido a su país en el ejército de EE.UU. durante 15 años, pero desde hace poco está ayudando a su país de una manera diferente, como voluntario de la Cruz Roja Americana.

Como miembro del personal, el sargento Pérez ha sido voluntario durante un año y medio. En las tardes y fines de semana él va al Centro Médico Womack del Ejército, para repartir periódicos y visitar a los soldados. “Ser voluntario y ayudar a otros soldados se ha convertido en una segunda naturaleza para mí. Las personas afectadas son muy agradecidas y las visitas alegran tanto sus días como los míos”.

Los fines de semana el sargento Pérez ayuda en las carreras de 5 k, donde reparte bebidas entre los corredores e informa para la Cruz Roja desde la cabina. Él atribuye se participación en la Cruz Roja a su esposa Joanne.

Joanne viene de una familia de militares. Tanto su padre como su hermano sirvieron en el Ejército. “Yo siento un gran respeto por el personal militar y aprecio su sacrificio”, explica Joanne. “Yo quería ser voluntaria y corresponder a los soldados”. Ella conoció por primera vez el Servicio de la Cruz Roja Americana para las Fuerzas Armadas cuando se mudó junto con su familia a Fort Bragg desde Lewis, Washington. Una de las primeras cosas que hizo fue ingresar como voluntaria a la Cruz Roja Americana. Dos años después Joanne se inscribió en el programa de Asistente Médico de la Cruz Roja, donde fue capacitada para ayudar a médicos de distintas especialidades. Mientras estaba en el centro médico, Joanne vio la oportunidad de ser voluntaria en la oficina de la Cruz Roja. "Ayudo con las tareas administrativas, el carro de hospitalidad, el procesamiento y la formación de voluntarios para que sean conscientes de las normas médicas", explicó Joanne. Además, Joanne colabora con los eventos Green Ramp, que se centran en el despliegue y regreso de soldados. Ella ofrece aperitivos, información de la Cruz Roja, una palmadita en la espalda y una cálida sonrisa. "Me gusta saber que puedo marcar una diferencia".

El voluntariado se ha convertido ahora en un asunto familiar. El hijo de la pareja, Jacob de 13 años, sigue los pasos de su padre. Él acompaña a sus padres a la carreras de 5 k para dar a conocer información sobre la Cruz Roja; durante el último Halloween se vistió como Elmo y repartió caramelos entre los pacientes pediátricos en el Centro Médico Womack del Ejército. "A Jacob le gusta ayudar. Estoy muy orgullosa de mi familia”, dijo Joanne.

La familia Pérez alienta a las personas para que sean voluntarias. "Ayudar a los demás nos hace mejores personas, mejores seres humanos", dijo el sargento Pérez. Para más información sobre cómo ser voluntario en la Cruz Roja, póngase en contacto con su oficina local de la Cruz Roja.

Acerca de la Cruz Roja Americana:

La Cruz Roja Americana ofrece refugio, alimentos y apoyo emocional a víctimas de desastres; provee mas de 40 por ciento del suministro de sangre del país; enseña habilidades que salvan vidas; presta ayuda humanitaria internacional y brinda apoyo al personal militar y sus familiares. La Cruz Roja Americana es una entidad caritativa y no un organismo gubernamental; por lo tanto, depende de la labor de los voluntarios y la generosidad del público estadounidense para cumplir con su misión. Para obtener más información, por favor, visite www.cruzrojaamericana.org

Tags: Nursing.

Related