You are using an outdated browser. Please upgrade your browser to improve your experience.

La Federación Internacional lanza un llamamiento de emergencia para combatir el virus del Zika y otras enfermedades transmitidas por vectores en las Américas

Panama / Ginebra, 2 Febrero 2016 - La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) ha lanzado un llamamiento de emergencia por dos millones cuatrocientos mil francos suizos (aproximadamente dos millones trescientos mil dólares americanos) para apoyar la respuesta regional a la epidemia del virus del Zika en las Américas.

El brote actual de virus del Zika (ZIKV) es alarmante debido al elevado número de casos, la rápida propagación de la enfermedad, y su potencial asociación con un aumento en el nacimiento de bebés con microcefalia y el síndrome de Guillain-Barré. A finales de enero, 24 países y territorios de las Américas habían confirmado la circulación del virus Zika.[1]

Como es el caso con el dengue o el chikungunya, transmitido por el mismo mosquito Aedes Aegypti, el virus del Zika afecta a todos los segmentos de la sociedad, pero tiene especial impacto en las personas más pobres y vulnerables.

“La única manera de detener la enfermedad del virus del Zika es el control de los mosquitos vectores o interrumpir por completo el contacto de persona a vector, y hacerlo combinando medidas para reducir la pobreza ", dijo el Walter Cotte, Director de la Región de las Américas de la FICR.

El llamamiento lanzado hoy apoyará a las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja en los países afectados en términos de prevención, comunicación y el control de vectores para reducir la propagación de la enfermedad.

“Tenemos que actuar con rapidez y comunicar los mensajes correctos a las comunidades ", dijo Julie Lyn Hall, Directora de Salud de la Federación Internacional. "En la batalla contra el virus del Zika, el conocimiento es poder. Capacitar a las comunidades es esencial para alcanzar y proteger a los individuos y los hogares más vulnerables.”

Programas de control de vectores, empoderamiento de la comunidad y campañas de sensibilización son estrategias probadas para reducir la carga de las enfermedades transmitidas por vectores. Voluntarios de la Cruz Roja pueden desempeñar un papel clave en las actividades de extensión a la comunidad para la prevención del virus del Zika. Sin embargo, estas actividades comunitarias deben ser sostenidas en el tiempo para garantizar el control de enfermedades de larga duración.

“Tenemos que ver un cambio en el enfoque de todos los interesados, pasando de la respuesta aisladas a los brotes de enfermedades a invertir en la programación integrada a largo plazo. Tenemos que pasar de una respuesta reactiva a las actividades de preparación impulsado la prevención y, dando lugar a un cambio de comportamiento sostenible", dijo Walter Cotte.

“Un compromiso a largo plazo con las comunidades en riesgo es la clave. Las organizaciones de base a nivel comunitario pueden contribuir a la mejora sostenida de los servicios sanitarios, la reducción de los criaderos de mosquitos y el aumento del nivel de conocimiento sobre la forma de proteger a la comunidad del virus del Zika ", agregó

Nota a los Editores

La enfermedad del virus del Zika lleva el nombre del bosque Zika en Uganda, donde se descubrió en 1947, por primera vez, en un mono y luego, en el mosquito Aedes africanus, al año siguiente. El primer caso humano fue registrado en Nigeria en 1952. En América del Sur informaron de los primeros casos de virus del Zika en 2015. Hay dos cepas del virus, el linaje africano, que surgió en Uganda y el linaje asiático que se está extendiendo en las Américas y el Pacífico.

Para fomentar la colaboración para lograr la reducción de la vulnerabilidad, la Federación Internacional ha lanzado la Coalición de los mil millones para la Resiliencia, una iniciativa que aglutina a las organizaciones de ayuda humanitaria, los gobiernos, el sector privado, la academia y grupos comunitarios para promover que para el año 2025, mil millones de personas hayan reducido su vulnerabilidad a los desastres naturales y otras crisis.

En los últimos 50 años, el dengue se ha extendido de nueve países a más de 100 países. La carga de la enfermedad ha aumentado de 15.000 casos por año en la década de 1960 a 390 millones en la actualidad. El cuarenta por ciento de la población mundial está en riesgo de dengue y dengue grave. Asia y el Pacífico alberga el 75 por ciento de las personas en situación de riesgo.

Para mayor información, favor contactar:

Benoit Matsha-Carpentier, Líder de Equipo, Comunicación Pública y divulgación

Telf:+41 79 213 24 13 - Email:benoit.carpentier@ifrc.org

En las Américas:

Diana Medina, Gerente de Comunicaciones

Telf: + 507 6780-5395. Email: diana.medina@ifrc.org