Los Niños y los Desastres

Los desastres ocurren rápidamente y sin aviso. Pueden ser temerosos para los adultos y pueden ser traumáticos para los niños, especialmente si no saben qué hacer. Durante un desastre, tu familia quizás tenga que desalojar tu hogar y salir de la rutina diaria. Los niños pueden sentir ansiedad, confusión o temor. Por eso, es importante que sigas estos consejos de la Cruz Roja Americana Capítulo de Puerto Rico para orientar a los niños y a la vez reducir sus temores.

Cómo responde un niño ante un desastre:

Los niños están acostumbrados a una rutina diaria: se levantan, desayunan, van a la escuela y juegan con sus amigos. Cuando un desastre altera esa rutina, los niños pueden sentirse angustiados:

  • Si te sientes alarmado, tu hijo puede asustarse más, ya que piensa que el peligro es real.
  • Si pareces vencido por un sentimiento de pérdida, tu hijo puede sentirlo de forma profunda.
  • Habla con tu hijo, explícale lo que ocurre y sé honesto.
  • El temor del niño y la ansiedad podría deberse a su propia imaginación. Posiblemente nunca ha pasado por la experiencia de un desastre. Al tu hijo ver las reacciones de los adultos, éste llega a sus propias conclusiones.
  • Usa un lenguaje sencillo, de acuerdo con la edad de tu hijo y su nivel de entendimiento.
  • Qué temen los niños:

  • El suceso vuelva a ocurrir
  • Alguien se lesione o muera
  • Lo separen de su familia
  • Se quede solo
  • Conductas que debes observar:

  • Comportamientos extraños como lloriqueos, rabietas y agresión
  • Sentimientos de pérdida de autoestima, lo que puede causar depresión
  • Comportamientos regresivos tales como chuparse los dedos u orinarse en la cama
  • Problemas físicos tales como resfriados, salpullidos, dolores de cabeza, alergias o gripe
  • Cómo puedes ayudarlo:

  • Desarrolla el plan familiar de desastres de la Cruz Roja Americana
  • Enséñale a tu hijo a reconocer las señales de peligro: detectores de humo, alarmas de fuego, sonidos de emergencia (bocinas y sirenas)
  • Explícale cómo y cuándo llamar para pedir auxilio
  • Enséñale a tu hijo información personal básica: apellidos, dirección, números de teléfono y a dónde ir en caso de emergencia
  • Si el niño es pequeño, prepárale una tarjeta de identificación.
  • Después de un desastre:

  • Intenta reducir el temor y la angustia de tu hijo
  • Mantén la familia unida
  • Mantén a tu hijo informado de lo que pasa y de lo que puede ocurrir
  • Usa lenguaje sencillo de acuerdo con la edad y capacidad de tu hijo
  • Es importante demostrarle al niño que no está solo, que alguien se preocupa por él, por sus sentimientos y sus pérdidas en momentos de un desastre. Lo importante es que mantengas la comunicación y ofrécele la oportunidad de sentirse útil permitiéndole que te ayude de acuerdo con su capacidad. Consulta con un profesional de la salud si entiendes que el niño es incapaz de resolver sus sentimientos