You are using an outdated browser. Please upgrade your browser to improve your experience.

Dos minutos puede ser fatales; instalarán alarmas de humo en el Este de L.A.

Home Fire Campaign
Cuando la alarma se activa se tiene dos minutos para escapar, porque con el calor y el humo tóxico se tiene problema para salir...

Un grupo de mujeres han recorrido el Este de Los Ángeles sacando citas en los hogares latinos; durante dos semanas, líderes de la comunidad han estado visitando la zona para llevar detectores de humo, como parte de una campaña que tiene el objetivo de salvar vidas a causa de un incendio.

La jornada se completará este sábado, 4 de junio, cuando el grupo de nueve promotoras de salud instalarán las alarmas, junto con el apoyo de voluntarios y expertos de la Cruz Roja, entidad que tiene como meta colocar 1,500 detectores de humo en el mes de junio en todo el Condado de L.A.

“Los detectores son tan beneficiosos como beber agua, porque las tragedias no avisan”, aseguró Sara Calderón, promotora que recibió capacitación en prevención de desastres en octubre de 2015 y, desde entonces, ha estado llevando orientación a la comunidad, incluyendo las alarmas.

Cuando visitan los hogares, indicó la promotora oriunda del Perú, encuentran que muchas veces la gente se muestra reacia a recibir los aparatos porque algunos han sido estafados. “La gente pregunta cuánto van a pagar, pero este es un servicio completamente gratis”, agregó.

Patricia Rizo, originaria de México, lleva diez años como educadora de salud. A su juicio el principal problema con el que se enfrentan es el factor cultural, en los hogares muchas personas colocan altares con veladoras y cuando se encuentran cerca de cortinas representan un peligro.

En un incendio dos minutos puede ser fatal; instalarán alarmas de humo en el Este de L.A.

La Cruz Roja tiene la meta de colocar 1,500 detectores de humo en el mes de junio en todo el Condado de L.A. (Cortesía)

“Nuestro enfoque es decirles que hay vidas que se están perdiendo”, manifestó la líder comunitaria abordando el tema con mucho cuidado. “La prevención no es parte de nuestra cultura, por eso muchas personas aunque sepan de los detectores, no toman acción”, señaló.

En el Condado de Los Ángeles se reportan un promedio de tres incendios diarios y, según la Cruz Roja, a escala nacional mueren un promedio de 2,500 personas cada año a causa de un incendio, identificándose que el 50% de esas tragedias tenían una alarma defectuosa al momento del siniestro.

Joselito García-Ruiz, director del programa de desastres, asegura que este organismo humanitario responde a 70,000 emergencias anualmente, siendo más del 90% de los casos un incendio, por lo que se considera vital contar con un detector de humo en el hogar.

“Cuando la alarma se activa se tiene dos minutos para escapar, porque con el calor y el humo tóxico se tiene problema para salir”, valoró el especialista de la Cruz Roja. “En un incendio no hay tiempo para mucho, pero si ocurre de noche da tiempo para despertar a los que están durmiendo y salir”.

Este organismo, desde el 1 de julio de 2015 a la fecha, ha instalado 6,500 detectores de humo en el condado angelino y la meta es que para finales de junio llegar a 8,000 en total, esfuerzo que realizan en colaboración con las promotoras de salud que entrenaron el año pasado.

En el 2015, la Cruz Roja prestó asistencia a más de 20 personas afectadas por seis incendios de alto impacto en el Este de L.A., razón por la que este sábado se ubicarán en el parque Rubén Salazar, sobre el bulevard Whittier, desde donde se distribuirán los voluntarios a instalar los detectores.

“Esperamos instalar 300 alarmas en 150 hogares, porque son un promedio de tres detectores por hogar”, advirtió García-Ruiz, destacando que la ventaja de este evento es que “la gente conoce a las promotoras, hablan español y conocen la cultura, lo que hace más efectiva la instalación”.

Las personas y organizaciones interesadas en llevar este servicio a sus comunidades puede comunicarse a la Cruz Roja, al teléfono: 310-477-1419.