You are using an outdated browser. Please upgrade your browser to improve your experience.

Líder de la Cruz Roja apasiona Misión

Jarett
¿Puede haber mejor suerte que estar con una organización cuya misión es ayudar a las personas?

Jarret Tomas Barrios siempre ha creído en el servicio público y ha usado su voz para marcar la diferencia. Desde sus días en la escuela secundaria con el Club de la Cruz Roja en Tampa hasta su actual cargo como Director Ejecutivo (CEO) de la región Este de Massachusetts, Jarret ha tenido una conexión con la Cruz Roja Americana y su misión.

Nieto de inmigrantes cubanos, Barrios siempre buscó oportunidades para servir a otras personas. “Retribuir es una obligación,” comenta Barrios. “¿Puede haber mejor suerte que estar con una organización cuya misión es ayudar a las personas?”

Con el correr de los años, Barrios ha presenciado y participado en numerosos eventos y operaciones ante catástrofes con la Cruz Roja. Él promocionó la misión en la escuela secundaria, brindó consuelo a las familias en duelo después del 11 de septiembre, fue condecorado con el Premio Clara Barton de la Delegación de la Bahía de Massachusetts por un proyecto de ley que autorizó y fue sancionada en la legislatura estatal para ayudar a los voluntarios de la Cruz Roja a continuar con su ayuda sin agotar sus horas de vacaciones, más tarde se unió al directorio y aceptó la posición de CEO Regional del Este de Massachusetts en 2011. Pero la explosión en la Maratón de Boston el 15 de abril de 2013 fue el evento más intenso que afectó a Barrios a nivel profesional y personal.

Durante meses, Barrios y otros miembros del Equipo de la Cruz Roja se prepararon para correr las 26,2 millas para recaudar fondos y crear conciencia pública para la Cruz Roja. Entrenar para la maratón fue algo que demandó mucho tiempo y esfuerzo. “Fue la cosa más agobiante que he hecho, pero aprendí que puedo hacerlo y que mi mente realmente puede controlar a mi cuerpo”. Barrios estaba por llegar a la codiciada meta cuando fue detenido abruptamente.

Había confusión y caos. Nadie sabía qué ocurría. Entonces, la palabra “bomba” comenzó a escucharse entre los corredores. Lo único que tenía en su mente en ese instante era su hijo. Tenía que ponerse en contacto con su hijo, que se suponía lo estaba esperando en la meta. Un ciudadano de Boston le prestó a Barrios su teléfono para hacer el llamado. Por suerte su hijo estaba fuera de la zona de desastre. Entonces Barrios asumió su otra función y se dirigió hacia la sede de la Cruz Roja para supervisar la operación de socorro.

En el medio de la angustia, entré en el centro de operaciones ante desastres de la Cruz Roja y vi que nuestra misión ya estaba en marcha” recuerda Barrios. Docenas de voluntarios ya estaban prestando su ayuda, repartiendo alimentos y mantas entre los corredores.

La operación de rescate duró semanas. Al recordar lo ocurrido, Barrios está orgulloso de su comunidad y de la Cruz Roja. Este hecho fue atendido principalmente por voluntarios. En ese momento, el espíritu de camaradería que reinaba en New England así como en regiones de New Hampshire y Connecticut hizo que la gente se acercara y ayudara con los voluntarios y 35 vehículos de respuesta ante emergencias. Barrios se sintió especialmente conmovido por los voluntarios de salud mental ante desastres. “Los voluntarios de salud mental atendieron más de 4.000 consultas de personas no sólo de Boston, sino de todo el país. Ellos ayudaron a curar a una ciudad lastimada”.

Además de su pasión por el trabajo humanitario, Barrios está muy involucrado en varias causas de apoyo para latinos que enfrentan problemas.

“Estoy muy orgulloso del trabajo de la Cruz Roja y de los principios fundacionales de Henri Dunant. Se trata de universalidad. Esperanza. Imparcialidad. Así es como brindamos nuestros servicios”, explica Barrios. “Los latinos son una de las poblaciones más duramente golpeadas por los desastres, como los incendios y los huracanes. Los latinos están atrapados en el lugar de nacimiento, en el estatus residencial, en el color de la piel. La Cruz Roja Americana orgullosamente presta sus servicios a todas las personas.

“Este es el momento perfecto para aprender más sobre la Cruz Roja Americana y para involucrarse get involved. Nuestros voluntarios y trabajadores deben reflejar a la gente a la cual servimos, por eso insto a los latinos para que se unan con acerquen a sus amigos, sus familiares y comunidades religiosas y se unan a la Cruz Roja”.

Antes de ser CEO de la Cruz Roja Americana, trabajó cuatro años en la Cámara de Representantes de Massachusetts y cinco años como Senador Estatal, presidiendo el Comité de Seguridad Pública y Nacional y la vicepresidencia del Comité de Salud. Barrios se graduó en la Escuela de Leyes de Georgetown y de la Universidad de Harvard y ejerció la práctica del derecho en Hill & Barlow.

Barrios y sus hijos adoptivos, Javier de 21 años y Nathaniel de 11, residen en Boston. Además de ser un líder muy respetado de la Cruz Roja, Barrios es conocido porque hace el mejor flan de coco.

Acerca de la Cruz Roja Americana:

La Cruz Roja Americana ofrece refugio, alimentos y apoyo emocional a víctimas de desastres; provee mas de 40 por ciento del suministro de sangre del país; enseña habilidades que salvan vidas; presta ayuda humanitaria internacional y brinda apoyo al personal militar y sus familiares. La Cruz Roja Americana es una entidad caritativa y no un organismo gubernamental; por lo tanto, depende de la labor de los voluntarios y la generosidad del público estadounidense para cumplir con su misión. Para obtener más información, por favor, visite www.cruzrojaamericana.org

Related