You are using an outdated browser. Please upgrade your browser to improve your experience.

Prevención y Preparación: Mi experiencia en Ecuador

Cruz Roja Ecuatoriana
Es un orgullo saber que nosotros en la Cruz Roja estamos ayudando también en otros lugares del mundo.

Este artículo lo escribió Verónica Vásquez, quien pertenece al equipo de Comunicaciones de la Cruz Roja en Chicago. Verónica viajó a Ecuador el pasado marzo.

Prevención y Preparación: en mi trabajo, yo hablo de este tema a menudo. Comparto tips e información que considero útil acerca de cómo prepararse ante una emergencia, sin embargo a veces me pregunto si las personas realmente saben qué hacer cuando la adversidad llega. Pero ahora estoy contenta de saber que en Suramérica, específicamente en Ecuador, las familias y la comunidad lo saben y están preparadas para ello.

Tuve la fortuna de viajar el pasado marzo a Ecuador como con el equipo de la Cruz Roja Internacional, de Comunicaciones. La Cruz Roja Americana en asocio con USAID, auspicia programas preventivos que enseñan a la comunidad todo lo relacionado con primeros auxilios, con el desarrollo de habilidades para salvar vidas y con la preparación para la atención de desastres.

Visitamos la zona costera, la cual es amenazada constantemente por terremotos y tsunamis. Igualmente, visitamos unas pequeñas comunidades donde la amenaza de inundación es alta y quedé sorprendida de saber que la comunidad está realmente preparada. Desde que los programas del a Cruz Roja Americana y USAID se implementaron, la cultura sobre la prevención y la preparación se ha fortalecido en esta zona y eso me produce mucha satisfacción.

Tuve la oportunidad de interactuar con las personas de la comunidad y ellas se sienten muy orgullosas de haber aprendido sobre los temas que la Cruz Roja les ha enseñado. Me impactó mucho cuando visité en Manglaralto la escuela “Alfredo Sanz Rivera”. Los niños estaban en vacaciones de verano, sin embargo fueron a la escuela para darnos la bienvenida y mostrarnos todo lo que habían aprendido. Yo estaba admirada con esos niños, no tenían más de 12 años de edad, y sabían mucho acerca de primeros auxilios, de cómo usar los extintores, de cómo cargar a un paciente y ponerlo en la camilla, entre otros temas. Ellos nos contaron que ya habían puesto a prueba sus habilidades con sus hermanos, especialmente una vez que uno de ellos que quemó. Yo tengo un hijo de 15 años de edad y estoy segura que su primer instinto hubiera sido buscar en Google qué hacer.

Algunas de las áreas que visitamos tienen que ser muy creativas en la creación de sus planes de evacuación. La ciudad de Briceño de Afuera es una pequeña comunidad a la afueras de Guayaquil. Los habitantes estaban muy emocionados con nuestra visita y estaban ansiosos por compartirnos sus planes de evacuación. Esta pequeña población es muy propensa a la inundación, pero no por efecto de la lluvia, sino por el efecto de la marea. Los habitantes nos contaron que no llovía mucho allí.

En Briceño sólo hay una tienda de abarrotes para toda la comunidad y las personas deben cruzar un puente hecho de bambú para llegar a ella. Sobre esos puentes, pareciera que las personas que fueran a caer en cualquier momento. Yo tuve que cruzar uno de esos puentes y estaba muy asustada, pensé que me iba a caer. El agua cuesta abajo me intimidó demasiado, pero eso me hizo pensar en las personas que había recién conocido y reflexioné sobre su forma de vida y sus costumbres.

La comunidad nos mostró el plan de evacuación creado en conjunto con la Cruz Roja. Varios miembros de la comunidad habían dibujado el mapa y el plan a mano. Ellos nos mostraron de manera detallada cada paso del plan y sus caras reflejaban lo orgullos que estaban de haber diseñado el proyecto. El plan incluía una especie de “cohete” hecho a mano que sirve para anunciar a la población cuando es necesaria una evacuación. ¡Sí! Un cohete que lucía como una especie “volador” de esos con los que jugaba de niña y que se ponían en una botella, se encendía y en el aire estallaba. Lo mejor, es que el “cohete” funciona, es el sistema de alertas de la comunidad y todos los habitantes saben exactamente qué hacer cuando el “cohete” es lanzado al aire y emite un fuerte estallido.

Yo soy muy afortunada de vivir en un país con tantos recursos y con tanta ayuda en la punta de los dedos. Sin embargo, es un orgullo saber que nosotros en la Cruz Roja estamos ayudando también en otros lugares del mundo donde los recursos son escasos. Las comunidades son recursivas, hacen lo que puedan, sin embargo hay que seguir nuestra misión. Yo nunca había sido tan consciente de la importancia de enseñar sobre la prevención y el cuidado hasta ahora. Aunque creamos que lo sabemos todo, nuestra misión seguirá siendo ayudar a otros en cualquier lugar del mundo y en prepararnos mejor para prevenir grandes tragedias.

Tags: CRA.

Related