You are using an outdated browser. Please upgrade your browser to improve your experience.

UN AÑO DESPUÉS: Sobreviviente del incendio Valley se fortalece ayudando a los evacuados por el incendio

User News Image

Jessica Pyska, frente a su propiedad, y su esposo están finalizando los planes para reconstruir su vivienda familiar en Cobb Mountain.

Mi familia fue muy comprensiva; no solo entendieron por qué necesitaba ayudar, sino que me alentaron a hacerlo.

Publicado el 12 de septiembre de 2016 - Cuando Jessica Pyska se enteró de que el incendio Clayton barrido por el viento había arrasado con la comunidad de Lower Lake una cálida tarde de domingo el pasado mes de agosto, la sobrecogió un poderoso deseo de ayudar. "No podía quedarme en casa y no hacer nada", comenta sobre su respuesta al incendio que finalmente destruiría 300 estructuras y convertiría 4,000 acres en un páramo negruzco.

Día tras día, Pyska condujo 20 millas por una carretera azotada por el viento desde su residencia en la comunidad de Cobb para ofrecerse como voluntaria para la Cruz Roja Americana. Luego, tras completar un extenso turno ayudando a los cientos de personas desplazadas por el incendio Clayton, regresaba a casa en la plena oscuridad de la noche.

Después de ocho agotadores turnos, finalizó el trabajo de Pyska, quien regresó con su marido y sus dos hijos pequeños; las tres personas que mejor entendían la fuente de su increíble empatía.

"Ayudar a los afectados por el incendio Clayton cercano fue una manera tangible para que yo recuperara al menos parte del poder que me había arrebatado la penosa situación que atravesó mi familia luego del incendio Valley", explica Pyska. "Mi familia fue muy comprensiva; no solo entendieron por qué necesitaba ayudar, sino que me alentaron a hacerlo".

El propio calvario de la familia había comenzado en una tarde de fin de semana similar el pasado septiembre. "El incendio Valley comenzó en un área detrás de nuestra casa, no muy lejos de nosotros", recuerda Pyska, cuyo hogar de Cobb fue uno de muchos que salpicaban la acogedora comunidad en la cima de la montaña del Condado de Lake del Norte de California. "Debido a la particular ubicación de nuestro hogar sobre una cresta, pude ver el incendio desde el comienzo. Pasados 20 minutos, era obvio que los bomberos no podrían controlarlo".

Así, Pyska, junto con su marido, su hija de 6 años y su hijo de 3 años, metió al perro de la familia, a sus 5 gallinas y algunas otras posesiones valiosas en los dos vehículos familiares y se prepararon para evacuar. Sin embargo, antes de huir de Cobb en esa espantosa tarde, la familia condujo por el vecindario – tocando bocina, gritando y agitando los brazos – para intentar alertar a los demás sobre el devastador desastre que se dirigía hacia ellos. "Hace un año, nosotros teníamos una vista única del incendio, pero muchos de nuestros vecinos no la tenían".

Para cuando declararon que el incendio había sido contenido dos semanas más tarde, el infierno destructivo nunca antes visto había consumido casi 1,300 hogares, incluidos muchos en Cobb. El hogar de los Pyska fue uno de los que habían sido reducidos a cenizas.

Pyska recuerda que la Cruz Roja ayudó a su familia y a muchas otras en los días y semanas siguientes. "Visitamos un refugio en Calistoga, y un trabajador de caso en Middletown nos ayudó con asistencia financiera de emergencia. Incluso mientras repoblábamos Cobb, la Cruz Roja estaba presente, conduciendo por nuestros barrios y brindándonos apoyo con alimentos y refrigerios".

El apoyo para la salud mental proporcionado por la Cruz Roja en la Cobb Elementary School también fue fundamental para ayudar a los niños de la escuela, agrega Pyska, que enseña Jardinería allí.

En el año que pasó desde el incendio Valley, Pyska ha reunido fuerzas que no sabía que tenía. Si bien tanto ella como su marido estuvieron muy ocupados finalizando los planes para reconstruir su propio hogar (han estado viviendo en la casa de un primo en el área), Pyska se las ha ingeniado para hacerse tiempo y brindar energía fundamental para diversos esfuerzos de recuperación de la comunidad.

Ayudó a organizar la Valley Fire Rebuild Expo en febrero, que trajo constructoras y proporcionó descuentos a los ciudadanos para alentarlos a reconstruir y brindar apoyo a sus esfuerzos para hacerlo. Pyska ha sido un miembro clave del grupo Friends of Cobb Mountain, formado para proteger la belleza natural del área mientras Cobb reconstruye; y recientemente comenzó a prestar servicios en un Consejo de Asesoramiento Municipal, que brinda asesoramiento a la Junta de Supervisores del condado sobre las necesidades de recuperación específicas de la comunidad.

Y por si eso fuera poco, creó junto con los estudiantes de Cobb Elementary un video de agradecimiento que es reconfortante y terapéutico.

Sin embargo, a pesar de la increíble importancia de cada una de estas funciones, ninguna fue tan personal para Pyska como el puesto que tomó como parte del equipo de respuesta de la Cruz Roja para el incendio Clayton. "Mientras trabajaba como voluntaria en este nuevo incendio, me encontré con amigos que acababan de perder su hogar", comenta. "El shock y la desolación de sus rostros... era como si me estuviera viendo en el espejo hace un año".

Así que Pyska contribuyó diligentemente: En uno de tres refugios que recibieron el apoyo de la Cruz Roja durante los primeros días del incendio Clayton; como parte del equipo de Relaciones Externas de la organización, ayudando a la Cruz Roja a generar sociedades comunitarias fundamentales para aumentar su capacidad de respuesta; en el centro de servicios de la Cruz Roja; y como representante de la Cruz Roja en el Centro de Asistencia Local.

Para Pyska, los ocho días que pasó como voluntaria de la Cruz Roja fueron sorprendentes y le abrieron los ojos.

"Honestamente, creí que ayudar en la división local de la Cruz Roja iba a ser algo que hiciera cuando me retirara, o después de que nuestros hijos se hubieran ido de casa", admite.

Sin embargo, después de su experiencia reciente, parece que Pyska está reconsiderando ese plan. "En el incendio Clayton, yo estuve del otro lado, ayudando a brindar apoyo a los sobrevivientes del incendio", dice. "La Cruz Roja y la dedicación de sus voluntarios me deslumbraron completamente. No lo podía creer".