You are using an outdated browser. Please upgrade your browser to improve your experience.

Voluntarios responden a Sandy; vinieron desde Canadá y desde México.


Cruz Roja Americana

Lunes, Diciembre 17, 2012

Cuando el huracán Sandy azoto la costa este de los EE.UU., el impacto fue catastrófico. La Cruz Roja Americana respondió y sigue respondiendo al día de hoy ayudando a todos aquellos afectados.

El área impactada por Sandy fue inmensa y la cantidad de ayuda que se necesito fue masiva. La Cruz Roja movilizo más de 15,600 trabajadores entrenados en desastres quienes sirvieron millones de platos de comida y distribuyeron meriendas, artículos de primera necesidad, proveyeron de más de 81,000 noches de alojamiento en refugios o albergues e hicieron más de 100,000 contactos con ayuda de servicios de salud y servicios de ayuda emocional.

La Cruz Roja de nuestros países vecinos como México y Canadá también estuvo presente y lista para ayudar. La Cruz Roja Mexicana y la Cruz Roja Canadiense, ambas, movilizaron a sus trabajadores para asistir a las personas afectadas por Sandy y el día 13 de diciembre, la Cruz Roja canadiense, presento a la Cruz Roja Americana, con un cheque por 1.6 millones de dólares para asistir con sus labores de ayuda.

Caroline Belina llego desde Montreal, Canada para ayudar en el centro de distribución de la Cruz Roja en Rockaways, Queens. Ella se unió a su oficina local de la Cruz Roja Canadiense quien organizo su traslado para asistir con los esfuerzos de ayuda. “Me encanta mi trabajo y poder conocer a tanta gente maravillosa y a otros voluntarios”, dijo. “Todos nos unimos por la misma causa”.

La Cruz Roja Mexicana envió dos equipos de trabajadores para unirse a las labores de ayuda tras el paso del huracán Sandy. El primer grupo llego a White Plains, NY, a solo cuatro días del paso de la tormenta. Isaac Oxenhaut, director de servicios de desastres de la Cruz Roja Mexicana, hizo posible el despliegue de más grupos de trabajadores a pedido de la cruz Roja Americana. “Somos muy buenos amigos de la Cruz Roja Americana,” dijo Oxenhaut. “Para nosotros solamente hay una Cruz Roja en el mundo y todos somos parte de ella”. Oxenhaut ha estado con la Cruz Roja durante 40 años y ha visto desastres de gran magnitud como el terremoto de la Ciudad de México en 1985.

No es la primera vez que la Cruz Roja Mexicana ayuda a sus vecinos del norte. Oxenhaut dice que muchos de los trabajadores que vinieron a Nueva York con él en esta oportunidad, habían regresado recién de ayudar con los esfuerzos de ayuda de la Cruz Roja en Luisiana tras el paso del huracán Isaac- la tormenta de categoría uno que trajo lluvias e inundaciones en las zonas costeras hacia finales de agosto de este año. Y cuando los EE.UU. necesitaron de ayuda durante los huracanes Katrina e Ike, ellos también estuvieron presentes.

Pat Hamel, gerente de servicios de desastres y salubridad le dio la bienvenida a este grupo de voluntarios. En una región del país en donde hay una gran concentración de Hispanos, realmente necesitábamos de sus dotes como interpretes también”. “Este grupo estuvo presente y listo para la tarea en donde más se les necesito. Uno no puede pedir ayuda mejor.” El grupo de la Cruz Roja Mexicana trajo mucha experiencia y conocimientos técnicos de ayuda en zona de desastres.